Conmemoración del día de la Mujer: ¿Realmente Celebramos?

por Pilar Zapata Coloma
Periodista, Licenciada en Comunicación Social, Magister Comunicación, Educación y Tecnologías.

diadelamujer_Nuevamente se conmemora el Día Internacional de la Mujer, y mientras en las oficinas les regalan flores y saludos de cortesía, a nivel estructural continúa una brecha importante que las separa de los hombres y que se traduce, en el ámbito laboral, con menores oportunidades de ascenso, sueldos más bajos y profesiones menos rentables.

El cuidado de los hijos y la preocupación por el hogar son responsabilidades que las mujeres han abordado desde tiempos inmemoriales. Con su ingreso al mundo laboral, esto se ha mantenido así, generando una doble carga de trabajo para ellas: dentro y fuera de su casa. Esto dificulta las posibilidades de asumir nuevos desafíos laborales y de abrirse paso hacia puestos de mayor liderazgo.

Sin duda que hay algunos signos de cambio en las generaciones más jóvenes: padres que han adquirido un mayor protagonismo en la crianza de sus hijos y que se ocupan de las labores domésticas en conjunto con sus parejas, asumiendo ambas partes la responsabilidad del hogar.

Sin embargo, las inequidades persisten. Recientemente El Mercurio publicó los datos de la Nueva Encuesta Suplementaria de Ingresos (NESI) del INE, la que evidencia la brecha salarial existente entre hombres y mujeres de nuestro país.

En efecto, por un mismo trabajo no perciben la misma remuneración. Una explicación es que el sueldo de ellas sigue viéndose como complementario al del hombre, razón por las que les pagan menos aun cuando el trabajo entregado haya sido de igual o mayor calidad que la de su compañero.

Foto 2 Gráfico Brecha Salarial según Nivel Educacional (disponible en Comunidad Mujer)

Hay además otro factor que incide: las mujeres tienden a estudiar carreras “blandas”, las que son menos rentables que las disciplinas “duras”. De acuerdo a datos de Comunidad Mujer en nuestro país hasta 4º año básico, niñas y niños rinden igual en matemáticas, pero apenas un 13,5% de las estudiantes escoge ingeniería y un 1,5% elige las ciencias. Al egresar de la educación secundaria, solo un 15% de las mujeres que deciden continuar educándose opta por carreras vinculadas con tecnología -que son las más valoradas y mejor remuneradas- mientras que el 52% de los hombres sigue ese camino.

Junto con esto, se suman otras variables: las mujeres trabajan menos horas a la semana que los hombres. Si se trata de jornadas parciales, ellas ganan $3 mil por hora en promedio, mientras que ellos tienen ingresos de $4.632 por cada 60 minutos de trabajo, generando una diferencia de 33%, según datos del INE.

En cuanto a nivel de estudios, la brecha subsiste. Y a mayor nivel universitario, mayor es la diferencia: los hombres con título universitario ganan $988 mil mensuales en promedio y las mujeres, con igual nivel de estudios, $663 mil. Pero si siguen estudiando, la diferencia se acrecienta. Así, la renta promedio de quienes cuentan con posgrados es de $1.781.220 millones en hombres y $989.925 en mujeres, lo que da una diferencia de $791 mil. Las mujeres con posgrados ganan $7 mil por hora y los hombres $10 mil en el mismo período de tiempo, lo que da una menor brecha de 31%.

grafico

Al respecto es muy interesante la exposición en TED de Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, quien analiza por qué llega a la cima de su profesión un porcentaje menor de mujeres que de hombres y brinda 3 grandes consejos para las mujeres que apunten a la alta dirección. Le recomendamos activar los subtítulos en español en la barra horizontal inferior del recuadro de video.

 

¿Qué pasa en los servicios públicos?

El último estudio sobre esta situación data del 2004 y se denomina: “El trabajo que tenemos. El trabajo que queremos. Situación de la Mujer en los Servicios Públicos”. Para entonces, las mujeres representaban el 60% de la fuerza laboral del Estado, la mayor parte de ellas estaba en salud, educación, vivienda y previsión.

De acuerdo a estos datos, hace diez años las mujeres ganaban en promedio menos que los hombres, pese a la Escala Única de Sueldos que rige en el sector público. Uno de los factores que explicaba esta situación era el sistema de postulaciones y la forma de contrataciones, además de la segregación ocupacional (por planta), calificaciones y antigüedad. Un ejemplo de esto es que el 27% de los hombres en cargos directivos, se encontraba entre los grados 1y 4; en estos mismos grados sólo se encontraban el 12,3% de las mujeres.

Es importante destacar que desde el 19 de junio de 2009 rige en el Estatuto Administrativo de los funcionarios públicos una norma que establece, en su artículo 10, el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres y que básicamente consiste en que “en los empleos a contrata la asignación a un grado será de acuerdo con la importancia de la función que se desempeñe y con la capacidad, calificación e idoneidad personal de quien sirva dicho cargo y, en consecuencia, les corresponderá el sueldo y demás remuneraciones de ese grado, excluyendo toda discriminación” entre hombres y mujeres.

En términos cualitativos, este estudio mostró tensiones entre la vida privada de ellas y su trabajo, lo que se traducía en: opciones para realizar horas extraordinarias remuneradas, impacto de la vida familiar en el trabajo, el desarrollo funcionario y la vida en pareja, y la valoración que la familia tiene del trabajo de la mujer. Por ejemplo, entre los elementos que perjudicaban la vida en pareja, las funcionarias públicas nombraron la prolongación de la jornada laboral y la participación gremial.

Sin duda que desde el 2004, el Estado ha avanzado en términos de incorporar la equidad de género en sus diferentes reparticiones, a partir de las políticas públicas destinadas a promover y garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, así como aquellas destinadas a evitar la discriminación e implementar acciones para mejorar la situación laboral de las trabajadoras, tanto en el sector público como privado.

La conmemoración del Día Internacional de la Mujer recuerda el esfuerzo histórico que ellas han debido realizar para poder participar en la sociedad, en pie de igualdad con el hombre. Los esfuerzos han sido múltiples para que ellas contaran con los derechos de ir a la escuela y a la universidad; a sufragar y a trabajar remuneradamente fuera del hogar. Sin embargo, aún resta mucho para decir que existe igualdad de oportunidades en nuestro país.

Para más información recomendamos que visites:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinby feather