La Escuela

La Escuela Nacional de Administración Pública, ENA, nace a principios de la década del 2000 en Santiago de Chile, a partir de la iniciativa de un grupo de profesionales del área del Derecho Público, quienes, desde su experiencia y capital académico, unen de manera sinérgica sus capacidades para dar estructura a una propuesta de capacitación, dirigida a Autoridades, funcionarios públicos de Planta y a Contrata, Contratados a Honorarios, Contratados bajo la fórmula del Código del Trabajo, y/o Dirigentes Gremiales. Sus actividades se destinan también a servidores y/o trabajadores del sector privado, los cuales, mediante la compra de servicios, interactúan con la Administración Pública.

Es así como la propuesta de capacitación, diseñada por ENA, avanza en coherencia a las necesidades surgidas de fortalecimiento del conocimiento y de actualización de competencias, en las diversas reparticiones de la Administración del Estado de Chile, fueran éstas, en el ámbito del Derecho Público, Administrativo y Constitucional. De igual forma y paralelamente, ENA, despliega su propuesta formativa, hacia el ámbito de la Salud y de la Administración Pública, logrando de manera gradual, pero sólida, posicionarse como una institución capaz de avanzar al ritmo requerido por los estándares de calidad exigidos por la normativa en materia de capacitación a servicios e instituciones del Estado.

MISION, VISION Y PRINCIPIOS

Visión

Aspiramos a posicionarnos como ente técnico capacitador de alta calidad, en las áreas del Derecho Público, la Administración y la Salud Pública y a ser reconocidos y valorados por nuestra contribución permanente al fortalecimiento y modernización de la Administración del Estado de Chile y por ende al logro del bien común.

Misión

El objeto social único, de la Escuela Nacional de Administración Pública – ENA, es la prestación de servicios de capacitación a Instituciones y Servicios Públicos del Estado de Chile, por lo que planifica, diseña e implementa una amplia oferta académica, en el área de la Administración, el Derecho y la Salud Pública, contribuyendo a alcanzar y fortalecer los principios técnicos y profesionales, en los que se funda la Función Pública, a través de la continua capacitación y actualización de los servidores públicos de nuestro país, impactando positivamente la calidad del servicio del Estado hacia la ciudadanía.

Sellos de Calidad

Responsabilidad: Durante los 18 años de existencia, uno de nuestros sellos de calidad que nos ha caracterizado es la responsabilidad con que asumimos nuestros compromisos.

Conocimiento de la Administración Pública: El amplio bagaje de conocimiento de la Administración Pública del Estado de Chile que ENA posee, se nutre de la posibilidad de poder desplegar nuestra propuesta formativa en Servicios Públicos de cada una de las 16 regiones de nuestro país, atendiendo las necesidades de capacitación de cada uno de los lugares de nuestro largo territorio. Prueba de ello son las actividades implementadas para estudiantes de Instituciones y Servicios Públicos con presencia en la Isla de Pascua y el Territorio Chileno Antártico, Base Frei, y Territorio Sub Antártico, Puerto Williams, lo que, sin duda para ENA, marca un hito respecto a su capacidad de cobertura, calidad y logística y nos releva como ente capacitador de excelencia y de alta confiabilidad en el campo de la capacitación corporativa.

Alto nivel académico de los docentes relatores: la calidad de nuestros docentes está avalada por los estudios de post grado y vasta experiencia en las materias a desarrollar y por la solidez académica en los procesos de planificación e implementación de los respectivos cursos, manteniendo una relación horizontal de abierta escucha y atención a los participantes en los diferentes momentos pedagógicos que se generan en los estadios diferentes del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Alto nivel de satisfacción de nuestros usuarios: La evaluación de nuestra propuesta de capacitación cuenta con un alto nivel de satisfacción por parte de las y los estudiantes participantes, lo que consta en registros electrónicos (encuestas) debidamente informada a Instituciones y Servicios Públicos. Para ENA, esta información es vital, ya que nos permite tener una etapa de control y retroalimentación, con el objetivo de revisar que se hayan cumplido los objetivos y conocer la opinión de los participantes para poder replicar lo bueno y mejorar las áreas de oportunidad en los programas futuros.

Objetivos Organizacionales

Como Escuela Nacional de Administración Pública, tenemos como norte desarrollar nuestros procesos con eficiencia, efectividad y eficacia, lo que nos lleve a alcanzar los siguientes objetivos organizacionales:

• Desarrollar procesos de monitoreo a la calidad de la implementación de las clases, sean estas presenciales o virtuales, para detectar posibilidades de mejora.

• Entregar contenidos acordes con la dinámica evolución y exigencias de la Administración Pública.

• Liderar, la formación y el perfeccionamiento, en las áreas de la Administración, el Derecho y la Salud Pública.

• Contribuir, con nuestro trabajo, al logro del bien común y a la modernización del Estado.

• Ampliar el equipo docente, de las diversas áreas de capacitación, a través de la invitación a destacados académicos, considerando las potencialidades del nuevo entorno virtual.

PERMANENTE ACTUALIZACIÓN DOCENTE

El equipo académico de la Escuela Nacional de Administración Pública – ENA, como referente técnico, de manera permanente actualiza sus conocimientos, para poder dar respuesta eficiente a la demanda de las Instituciones y Servicios Públicos  que puedan verse afectadas por brechas de habilidades que solo pueden ser superadas -e incluso prevenidas-, mediante la permanente actualización del conocimiento, por lo que puede, de manera certera, llegar a cualquier Servicio o Institución Pública de nuestro territorio, con conocimiento actualizado, evitando el estancamiento del desarrollo profesional y atendiendo a contextos y coyunturas específicas.

Nuestros Valores

Respetamos las diferencias

Trabajamos respetando la igualdad en la ley, evitando todo tipo de diferencias arbitrarias.

Actuamos con honestidad

Nos esmeramos en actuar de manera recta, correcta y transparente en lo que pensamos, decimos y hacemos.

Amamos nuestro trabajo

Nos empeñamos en actuar esmeradamente. El fundamento de nuestro trabajo, es hacer bien y con pasión las cosas.

Respetamos

No toleramos el trato prepotente, irrespetuoso o discriminatorio con estudiantes, clientes o entre colegas.